FANDOM


Glee: The Lucky Ones
Primera Temporada, Episodio Diez
CAP10-THEBESTOFYOU
Fecha de Emisión 17 de Junio del 2014
Escrito por Yolo691313
Guía de Episodios
anterior
Real World
siguiente
Still Into You
(Segunda Mitad)


The Best Of You en español Lo Mejor De Tí, es el décimo y último capitulo de la (Primera Parte) de la Primera Temporada del Fan-Fiction. Se estrenó el día 17 de Junio del año 2014. Dando por finalizada la primera mitad.

Sinopsis:Editar

La Navidad llegó a Graham. Ante la tarea de la semana en el club glee los chicos comienzan a reflexionar sobre lo vivido y por vivir que tendrán juntos. A pesar de lo bueno de las fechas parece que nadie podrá pasarla bien. La visita de su hermano hará que Brent toque fondo, junto con Layla, Scott y el mismo Sr. Monroe parecen sumidos en una increíble depresión. Al final todos recibirán una buena lección navideña por alguien inesperado.

Desarrollo del Episodio:Editar

The Best Of You / Lo Mejor De Tí

_________________________________________________________________________


(Parque cercano a la casa de Brent/ Altas horas de la noche.)

Hamilton caminaba por la acera lentamente, este llevaba el gorro de su chamarra puesto, cuando el chico llegaba a un poste se quedaba parado esperando a alguien, segundos después un hombre llegaba. Ambos se miraban, Brent le entregaba un rollo de billetes, el hombre los contaba y después le pasaba a Brent un paquete envuelto en papel. El chico sonreía y rápidamente los dos se alejaban, mientras Hamilton comenzaba un debate interno.

Vale, sé que comprar hierba tal vez sea el límite, pero los adolescentes hacemos cosas estúpidas. De eso se trata, experimentar, cometer errores y todo eso. –El muchacho guardaba el paquete. Después estaba en la azotea de su casa mientras fumaba.- “Vaya, esta cosa es buena…” -Susurraba para sí antes de seguir absorto en sus pensamientos.- Después de tanto estrés al que he estado sometido, creo que necesitaba de algo así desde hace mucho –Hamilton daba otra calada a su pipa.- Sin duda ahora me servirá mucho más. Lo peor está por venir… con lo de Kelly, Julie odiándome… y la cereza del pastel… Dallas.-

–¡Enano! –Exclama un chico desde la puerta cuanto Brent la abría. Dallas, su hermano mayor, de 19 años. Estudiaba en la Universidad estatal y era bastante parecido a su hermano menor; había sido una leyenda en Graham. Dallas abrazaba a Brent, el chico fingía una sonrisa.- Llegaste antes… es tan bueno verte…. –Decía con falsa emoción, a pesar de todo no le gustaba pasar tiempo con su hermano mayor.-

___________________________________________________________________________


(Academia Graham/Pasillos.)

Jason caminaba en compañía de Brent, ambos vestían suéteres de acuerdo a la fecha, esa mañana había comenzado a nevar un poco, el primero de estos no dejaba de reír.- Vaya, entonces, ¿llegó ayer? –Hamilton asentía.- Sí. Y el muy idiota creyó que sería una gran sorpresa. No lo fue. Bueno, papá estaba emocionado y todo eso, pero no era para tanto… –Jason comprendía, este reprimía su risa.- No sé porque lo odias. Es decir, él es genial. Además fue toda una leyenda en este lugar, deberías estar orgulloso de ser su hermano –Brent rodaba los ojos.- No tienes ni idea de lo mucho que me enorgullece ser su hermano –Rossati notaba el gran sarcasmo así que no decía nada. Su amigo hacía una mueca.- Aun así, quiere que los tres salgamos, ya sabes, reunión de chicos o algo así –Jason lucía entusiasmado, su amigo todo lo contrario.- Genial. Hagámoslo… Oye, tus ojos están rojos… ¿seguro que estas bien? –Brent balbuceaba, este desviaba la vista rápidamente.- Eh, si… ya sabes, me desvelé jugando Call Of Duty con Dallas, eso… -Jason comprendía, este sonreía levemente y ambos seguían su camino mientras que en la cara de Hamilton aparecía una expresión de tranquilidad, ante la credibilidad de su historia.

Por otro lado estaban Bridgette y Layla sentadas en las escaleras, las chicas veían ir y venir a los alumnos, ambas sumidas en un gran silencio, hasta que la rubia lo rompía.- Layla. Sé que es difícil pero, ¡Por dios! ¿Cuánto tiempo piensas estar así? El chico era un idiota –La chica se mostraba molesta.- No es ningún idiota. Yo lo amo, y él a mí. Pero todo es culpa de la arpía de Melissa, gracias a ella...-Bridgette suspiraba y ponía sus manos en los hombros de su amiga.- Esto no es culpa de Melissa… -Jones se quedaba en silencio, ni siquiera miraba a su amiga.- Tienes razón. Es culpa del maldito club Glee. Si lo hubiéramos destruido cuando la entrenadora nos lo ordeno ahora… -Bridgette parecía molesta, esta cortaba las palabras de su amiga.- No, Layla. Con o sin club Glee el habría terminado contigo tarde o temprano. Tenía razón, te convertiste en una horrible y egocéntrica persona… -Layla parecía indignada, ambas se quedaban en silencio.- Por favor, solo, no abandones Glee ni busques una forma de destruirlo. No es la solución –Dicho esto la rubia se levantaba y se alejaba del lugar. Layla la miraba alejarse, sus ojos se llenaban de lágrimas y cubría su rostro.-


(Oficina de la entrenadora Ashburne)

Un tímido Chris llegaba al lugar, este entraba y notaba como, al igual que la escuela, todo estaba adornado conforme a las fechas. La entrenadora veía a su compañero y sonreía, invitándolo a sentarse, el profesor lo hacía mientras Jane lo miraba detenidamente.- Vaya, Cristopher, logras lo imposible. Que un suéter navideño luzca horrible en alguien –Chris rodaba los ojos, este sonreía forzadamente e intentaba retirarse la entrenadora lo detenía.- Ya. No te lo tomes a mal…

Monroe suspiraba mientras se sentaba de nuevo.- ¿Por qué querías verme? –Ashburne sonreía.- Quería darte esto –La mujer le entregaba un pequeño regalo, el profesor sonreía mientras lo tomaba.- Oh, Jane, no debiste. En serio… me siento mal. Yo no… -La entrenadora lo interrumpía.- No quiero nada a cambio, no es necesario. Además, es una manera de pedirte perdón por lo que sucedió hace un mes. Lo importante es que ahora salgo con alguien, sé que podemos ser amigos y ya no quiero destruir a tú club Glee. Voy a dejar que el tiempo mismo se encargue de eso –Chris no comprendía, este estaba a punto de cuestionarla.- Cómo sea, ya vete. Tengo cosas que hacer –Jane se sentaba de nuevo y comenzaba a hacer anotaciones en su libreta, un confundido Chris se iba rápidamente mientras comenzaba a abrir su regalo. Al salir el profesor notaba que su regalo se trataba de un silbato color dorado. Este algo confundido lo soplaba, haciéndolo sonar con una curiosa nota musical. Chris sonreía y continuaba su camino.


(Salón de coro/Reunión de Glee.)

La mayoría de los chicos estaban ya en el lugar, a excepción de Julie. A pesar de todo la mayaría conversaban entre ellos, salvo Layla quien parecía querer evitar a todos. Chris llega al lugar, este con su ánimo de siempre. Los chicos lo reciben con el mismo entusiasmo y como era costumbre el profesor se posicionaba en el centro de la sala.- Chicos, antes que nada hay algunas cosas que debemos dejar en claro.- Como saben la profesora Lambert ya no estará con nosotros por un tiempo –Los chicos asentían, prácticamente toda la escuela sabía de aquel drama.- Y lamentablemente sufrimos otra baja… -Nadie lograba comprender y Chris hacia una mueca.- Julie abandonó el club glee…


(Pasillos de la Academia.)

Melissa y Jason llegaban al casillero de Julie, donde la chica parecía buscar algo, esta al verlos intentaba evadirlos en vano.- ¿Qué es lo que te pasa? –Preguntaba una molesta Melissa, Palmer rodaba los ojos.- ¿Vendrán a reclamarme por dejar el club de verdad? Quedó más que claro que yo no soy requerida ahí –La chica se alejaba, los otros iban tras de ella, no sin antes Jason cerrar el casillero de la muchacha. Este rápidamente la tomaba del brazo.- Julie, no puedes hacernos esto. Te necesitamos –La chica soltaba un resoplido.- Eso no es cierto. Tienen mejores talentos ahí… -El chico fruncía el ceño.- Tú eres el mejor talento que tenemos, lo sabes bien. Todos lo sabemos, aunque no todos lo queramos admitir –La chica soltaba una falsa risa.- ¿Lo ves? Ni siquiera lo “admitirían” es porque nadie me soporta, y eso ya no es una sorpresa –Melissa miraba en silencio, Jason parecía molesto.- En efecto. Por mi parte yo no te soporto cuando actúas como una diva. Justo como ahora, ¿sabes? Has lo que te venga en gana…

El pelirrojo se marchaba, Melissa y Julie se miraban, ambas suspiraban.- Un encanto ese chico… -Susurraba Julie, Bowman negaba con la cabeza.- Él también la está teniendo difícil, Julie. No eres la única que la está pasando mal. Pero no por eso debes abandonarnos. Te necesitamos –Palmer evadía la mirada de su amiga, esta comenzaba a alejarse.- Perdón. Pero por ahora es lo mejor… -Dicho esto se iba del lugar, Melissa suspiraba al quedarse sola.- Por otro lado Alex estaba en su casillero, este tras cerrarlo y dar unos pasos era empujado por Tyler, el chico caía al suelo y Tyler comenzaba a reír.- Uy, lo siento, señorita Grace. Olvidaba la flor sensible que eres –Alex lo miraba con odio, este entreabría la boca pero una voz se le adelantaba.

-Cielos, Tyler. Veo que te encanta molestar a la gente con más coraje que tú. Es una pena que tú no tengas ni una pizca de valentía de la que tiene Alex –Se trataba de Layla, la chica ayudaba a su amigo a ponerse de pie, y el quarterback solo reía.- Oh, cállate. No deberías meterte. Mejor ve a comprar más tintes rojos, o mejor aún. A llorar al baño mientras sufres por Jason –La chica se quedaba muda, Alex estaba a punto de recriminarle cuando de nuevo una voz lo interrumpía.-

-¿Algún problema, Aitchinson? –Brent se recargaba contra los casilleros y miraba a Tyler, este lo miraba con enojo.- Bien. Ahora Hamilton ya se unió a sus amigos los fenómenos –Brent entrecerraba los ojos.- Si molestas a mis amigos no pienso quedarme de brazos cruzados, Tyler. Nosotros sabemos cómo comportarnos como equipo –Los otros dos chicos parecían de acuerdo.- Mejor piérdete, idiota. Busca a algo productivo que hacer –Decía Layla. Alex sonreía con burla.- Da igual. No valen mí tiempo… -Murmuraba el jugador antes de irse, los otros tres lo seguían con la mirada hasta que se alejó lo suficiente.

-Gracias, chicos –Murmuraba Alex. Los otros dos negaban.- Descuida, eso hacen los amigos –Decía Brent con una sonrisa, Alex parecía asombrado por el comportamiento de ambos.- Si les soy sincero ustedes son las últimas dos personas que hubiera creído me ayudarían en una situación así –Los tres reían levemente mientras comenzaban a andar por los pasillos.-


(Casa Hamilton.)

Brent se encontraba en su comedor, este recargando su cabeza sobre la mesa, sus ojos estaban algo rojos. Evidentemente había estado fumando. Mientras desde los sillones su padre y su hermano conversaban sobre los partidos de Dallas en la Universidad.

-Brent, ven acá. Te pierdes los momentos en familia –Decía su papá por cuarta vez, Steve Hamilton era un hombre de aproximadamente 38 años. Era viudo desde hacía más de 10 años, además de uno de los mejores arquitectos del condado, usualmente estaba ebrio, pero sabía cómo comportarse y moderarlo. El chico sin más se acercaba arrastrando los pies.- Nada es mejor que pasar las épocas navideñas comiendo pizza y viendo las grabaciones del juego de los Lakers del año 99 –Dallas y Steve se quedaban en silencio, estos intercambiaban miradas y segundos después animaban.- Tienes toda la razón, enano –Decía el mayor de los hermanos antes de alborotar el cabello del otro.- ¿Sabes qué? Hagamos algo que te gusta a ti. Vamos al centro comercial. Oí que hay shows de esas patéticas canciones navideñas para aficionados. Con eso de que ahora te gusta la música… -Decía Steve mientras se levantaba del sofá, Dallas no comprendía.- Oh, si. Tu hermano se unió al club glee. ¿No lo sabías? –Brent maldecía en silencio, su hermano lo miraba con burla y con cierta sorpresa.- No, pero… Es bueno saberlo –Brent suspiraba. Este tapaba su rostro con ambas manos.-


(Academia Graham/Sala de Maestros.)

Chris estaba sentado en compañía de Jane, el profesor estaba bastante incómodo por aquello pero prefería estar con ella, ya que los demás no dejaban de preguntarle sobre Katherine. A lo lejos miraba a Carl, este parecía bastante feliz y despreocupado. Chris se molestaba por aquello. Jane parecía notarlo, esta suspiraba.- Chris no puedes seguir enojado con Carl –Monroe negaba con la cabeza.- ¿Ah, no? –La entrenadora negaba.- Estamos en las fechas de la unión y esas cosas. ¿No crees que sería una buena oportunidad para recuperar esa amistad que tenían antes de que la nación del patético club glee atacara? –El profesor asentía.- Sí. Supongo que… espera, ¿dijiste patético? –Jane se encogía de hombros.- Es suicidio social, ni siquiera merece existir –Chris parecía incómodo, este no decía nada al respecto. Solo miraba a Carl, el cual solo lo veía a él de reojo.-

[Comienza a sonar Give Love On Christmas Day de la banda Jackson 5 en voz de Chris.]

El profesor comienza a escuchar la melodía en su mente, todo gracias a los ruidos que se van generando a su alrededor. Este en una presentación fantasiosa, donde, comienza a cantar en la sala de maestros. Y culmina en una verdadera presentación en el salón de coro. Los chicos cantan los coros junto con él mientras adornan un árbol de navidad que se encontraba en el centro del salón.

Al término de la canción todos animaban al profesor, este bastante confundido se quedaba mirando el árbol, todos lo demás hacían lo mismo.- Un lindo árbol, ¿no cree Sr. Monroe? Preguntaba Violet con una gran sonrisa –Chris parecía estar de acuerdo.- Si, por supuesto. Pero… ¿de dónde salió? –Layla y Bridgette se miraban con complicidad.- El nuevo novio de la entrenadora es un patrocinador de nuestro equipo. Mandó este árbol como regalo, supuestamente era para su oficina. Pero… accidentalmente llegó aquí –Tras la explicación de Bridgette todos reían, Chris parecía sorprendido.- ¿Lo robaron? –Layla hacía un ademán para restar importancia.- Lo tomamos prestado. Podremos regresárselo en Enero. Además, nos lo debe –Chris seguía sin comprender.- Oh, y lo mejor de todo es que venía ya con todos los adornos –Decía un entusiasmado Nathan. Chris soltaba una risa, este negaba con la cabeza.- Deberíamos regresarlo… -Ninguno parecía de acuerdo, al final Monroe accedía.- Bien. El árbol se queda, pero si alguien pregunta nosotros lo compramos –Los chicos parecían de acuerdo. Chris los mandaba a sentarse.

Este se acercaba a la pizarra y escribía en ella “Lo Mejor De Tí”.- En estas épocas navideñas las personas suelen usarlas para estar con sus familias y rodeada de sus seres queridos –Nathan bajaba la mirada algo triste por aquello, nadie parecía notarlo.-También son fechas en que todos se muestran compasivos y generosos. En otras palabras, dan lo mejor de sí. Para la tarea de esta semana, que será la última del año, cantarán una canción navideña –Violet soltaba una leve risa.- Quien lo hubiera imaginado –Chris la miraba seriamente, la chica sonreía con inocencia.- Se van a dividir en dos. Chicas y chicos. La canción queda a elección. Más que representar algo podrían hacer algo solo para divertiste. Ambos equipos lo harán el jueves en el auditorio, además, quien quiera cantar algo en los siguientes días es más que bienvenido de hacerlo. Creo que todos aquí necesitamos relajarnos tras las últimas semanas…

Todos parecían estar de acuerdo. La mayoría comenzaba a hablar al respecto mientras la campana sonaba, y así, los chicos comenzaban a salir.


(Pasillos de la Academia.)

Layla alcanzaba a Jason quien acababa de salir del baño, el chico parecía asustarse al notar su presencia pero rápidamente se tranquilizaba.- Tenemos que hablar –Decía la chica con firmeza, el pelirrojo asentía.- Claro. ¿De qué? –La animadora suspiraba.- De… nosotros. Quiero decir, sé que hace unos días actuaste por impulso propio cuando terminaste conmigo. Pero pasaron casi ya dos semanas y creo que es tiempo suficiente para que te dieras cuenta de que esto no es lo que quieres –El chico fruncía el ceño.- ¿Perdón? –La animadora sonreía.- Oh, no te disculpes, no es necesario. Es decir, sé que no actué prudentemente pero esta vez te prometo seré una mejor novia –La chica intentaba tomar su mano pero Jason la rechazaba al instante.- No, Layla. Creo que no estas entendiendo. Terminé contigo porque estaba muy seguro de querer hacerlo. Mira, te quiero. Pero ya no podía continuar con esto. Perdón, pero no voy a volver contigo –Ambos chicos se miraban fijamente y Layla de puro impulso le daba una bofetada mientras sus ojos se llenaban de lágrimas. El chico llevaba su mano a su mejilla.- ¿Sabes? Me dolió más el saber en qué clase de persona me enamoré –Layla lo miraba mientras una lagrima corría por su mejilla. Sin decir nada esta salía corriendo. El pelirrojo suspiraba y bajo la mirada de unos cuantos chicos que había presenciado todo también se iba del lugar.-

Mientras corría Layla chocaba con alguien, esta parecía estar a punto de comenzar a reclamar cuando vio de quien se trataba. Julie. Palmer abría mucho los ojos al ver como lucía su amiga.- Layla, ¿Qué paso? –La animadora intentaba huir, la otra chica no la dejaba.- ¡Suéltame! –Julie negaba.- Déjame ayudarte. Después de todo, somos amigas, ¿no? –Jones soltaba una carcajada.- No me hagas reír. Todo fue un cuento, Palmer. Yo jamás quise ser tú amiga. Y jamás lo seré. Además, no te daré el gusto de sermonearme cuando tú nos abandonaste –Palmer hacia una mueca, parecía afectada por sus palabras. Ambas se miraban unos segundos y después Layla huía de nuevo dejando sola a Julie, esta suspiraba mirándola alejarse.-


(Academia Graham/Biblioteca.)

Alex, Scott y Evan se encontraban en el lugar, los tres chicos conversaban despreocupadamente. Scott poco después notaba el extraño actuar de sus dos amigos y la forma en que compartían miradas de complicidad.- Un momento… ¿Qué está pasando aquí? ¿De qué me perdí? –Los otros reían. Pero ninguno decía mucho al respecto. Scott fingía ofenderse.- Ya entendí. Soy la tercera rueda. Ya me largo –El chico tomaba sus cosas y se ponía de pie.- Odio a la gente feliz -Murmuraba con tono tanto bromita como serio antes de irse. Evan hacía una mueca al recordar lo sucedido con Melissa.- ¿Crees que lo decía en serio? –Alex negaba.- Sigue algo deprimido. Pero no es para tanto… -Evan sonreía.- Bueno, no lo culparía por envidiar a la hermosa pareja que ambos formamos –Alex reía con nervios, este se sonrojaba un poco.- No digas tonterías… -El rubio sonreía de nuevo.- Vamos, di que también te gusto y terminemos con esto de una vez –Alex negaba con la cabeza.- Prefiero meter mi cara en agua hirviendo –Evan fruncía el ceño, una sonrisa se curvaba en los labios del moreno y el rubio reaccionaba igual.- Todo a su tiempo –Evan rodaba los ojos.- Temes lo que piensen todos los idiotas de aquí, ¿no? –Alex bajaba la mirada, este se quedaba en silencio unos segundos.- Temo que Bridgette me saque las entrañas –Ambos comenzaban a reír.-


(Salón de Coro.)

Jason y Melissa se encontraban en el lugar, sentados en sillas continuas. Ambos conversaban.- No puedes seguir sintiéndote mal. Es lo que ella quiere, que creas que todo lo que está sucediendo es tú culpa. No es así, ella sola se puso contra la espada y la pared –El chico parecía comprender, este le dedicaba una sonrisa a su compañera.- Tú tampoco deberías seguir culpando a Scott. Es decir, el chico esta en todo su derecho de actuar de aquella manera. Cree que solo lo utilizaste –Melissa bajaba la mirada, algo avergonzada.- Espera, ¿en serio lo usaste? –La chica negaba.- No. En verdad lo quiero… -El pelirrojo asentía.- Pero… -Bowman suspiraba.- Creo que no lo suficiente. Supongo que… un clavo no saca a otro clavo. -Jason se quedaba en silencio mientras miraba a la chica.-

Después de unos segundos de silencio, el chico chasqueaba la lengua. Melissa lo miraba con curiosidad.- ¿Sabes algo? Lo difícil de salir con Layla, además de que le encanta controlar todo a su al redor es el hecho de que tú nunca vas a saber qué es lo que pasa con ella, ni que es lo que pasa por su mente –Melissa parecía confundida. Jason proseguía.- Es decir, no es que no me preocupara por ella o que jamás hubiera querido saber que era lo que la tenía tan… rara. Pero ella es tan reservada con sus sentimientos. Llega a un extremo de seguridad que incluso resulta raro –La chica parecía comprender.- E intenta disimularlo, intenta hacer que todo sea perfecto –Jason asentía.- Exacto. Ella jamás fue del todo sincera conmigo sobre sus emociones. Y me resultaba casi imposible saber que pasaba por su mente… contigo nunca fue así. Yo siempre supe que pasaba contigo. Que tenías en mente, que te atormentaba, que te alegraba –Melissa sonreía, la chica desviaba la mirada pero Jason la obligaba a mirarlo.- Pero nunca hacía nada al respecto contigo. Y me siento mal por eso –Melissa sonreía débilmente.- Déjalo. No tenías porque… -Jason asentía lentamente.- Exacto. No tenía… Dicho esto el chico besaba a Melissa, la chica bastante impactada correspondía el beso segundos después con algo de titubeo. Pero casi al instante se separaba. La muchacha estaba bastante impactada, Jason le sonreía débilmente y Bowman al instante lo abofeteaba. Antes de acertar a decir algo una voz llamaba su atención.-

-¡Los busqué por todos lados! –Se trataba de Brent quien hablaba con una fingida emoción, a su lado se encontraba Dallas. Este soltaba una carcajada.- Dios… Jason, ¿tú también eres parte de esto? –El pelirrojo no comprendía, este aún sobaba su mejilla.- Y, Meli. Hasta que te veo –Melissa le sonreía al mayor de los Hamilton y rápidamente iba a abrazarlo.- Que bueno verte Dallas. Si me disculpas tengo que… -La chica comenzaba a alternar su vista de Jason a los hermanos sin poder inventar algo.- adiós –Dicho esto se iba, Dallas quedaba algo confundido debido a su comportamiento.- ¿Qué le hiciste Jason? La dejaste agotada –El chico reprimía una risa y golpeaba su hombro al llegar a su lado, después lo abrazaba.- ¿Qué haces aquí? –Dallas se encogía de hombros.- Quiero ver cómo van las cosas en Graham. ¿Por qué no volver a los inicios? La pasaremos genial –Dallas abrazaba a Brent con un brazo y a Jason con el otro.- Sí. Wuju… -Animaba Brent con falsa emoción, Jason hacía una mueca. El chico estaba bastante exaltado por todo lo que estaba pasando.-


(Pasillos de la Academia.)

El entrenador Carl caminaba tranquilamente, este con su móvil en la mano, parecía estar enviando un mensaje, segundos después notaba que alguien frente a él le impedía el paso. Se trataba de Monroe, el entrenador bufaba.- Muévete Chris, estorbas –Este ponía cara de pocos amigos, Carl rodaba los ojos al no recibir respuesta y terminaba de mandar su mensaje. Monroe parecía indignado al ver lo que hacía.- Como. ¿Ya tienes otra? –El entrenador lo miraba como si la respuesta fuera obvia.- ¿Pues qué esperabas, Monroe? –Chris negaba con la cabeza.- No puedo creerlo, Carl. Esa es la gran razón por la que no tienes amigos. Creía que lo sucedido con Kat te haría cambiar, o al menos que pensarías un poco. Pero ya veo la horrible persona que eres –Carl fingía entristecerse llevando una mano a su pecho.- Monroe, ahórrate todas tus palabras. De nada te van a servir -Chris soltaba una sarcástica risa, este comenzaba a alejarse.- Aún no puedo creer que te consideraba mi amigo –Carl rodaba los ojos, parecía incluso burlón por aquello. Sin más se iba del lugar con la tranquilidad de siempre, al momento en que otro mensaje le llegaba.-


(Reunión de Glee.)

Gwen, Bridgette y Melissa se encontraban juntas, ninguna parecía estar del todo concentrada. La animadora miraba a Evan quien platicaba tranquilamente con Nathan. Melissa por su parte miraba a Scott quien charlaba con Alex. El chico hacia todo lo posible por no ver a su novia. Y la pelirroja se mostraba exaltada, esta marcaba un número y la llamada se desviaba. Esta soltaba tal bufido que sus compañeras parecían volver en sí y reparar en lo que pasaba a su alrededor, ambas la miraban extrañadas.

–¿Qué te pasa? –La cuestionaba Melissa, esta guardaba su celular, ya bastante molesta.- Es Joseph, su celular aparece como ocupado –Las otras dos no comprendían.- ¿Y? –Gwen fruncía el ceño.- ¿Y? ¿Qué no notaste a Violet afuera de la sala? Estaba hablando por teléfono con alguien. Y lucía muy feliz. Apuesto a que esa… roba novios está hablando con él –Sus amigas reían a causa de sus celos, a la pelirroja no le parecía.- Violet respeta lo tuyo con Joseph. Además él no le gusta… tanto –Explicaba Bridgette.- Eso no me ayuda –Respondía Gwen entre dientes.- Como sea, él está con su abuela, ¿no? Dudo que te sea infiel por teléfono. El no desperdiciaría el tiempo y se ligara a una chica de Connecticut –Bromeaba Melissa, a Gwen no le parecía.- Ya. Mejor cálmate que ustedes dos harán dueto para la tarea semanal –La pelirroja abría mucho los ojos.- Espera, ¿Qué? –Bridgette asentía.- Sí. Aunque no quieras. Seríamos cuatro contra una –La chica se quedaba prácticamente muda.-

En aquel momento Violet entraba a la sala, está bastante sonriente, le dedicaba una radiante sonrisa a la pelirroja y tomaba asiento junto a Layla, quien estaba bastante sola en una de las esquinas, la chica no hablaba ni ponía atención a nadie. Las otras tres se quedaban en silencio. Aparentemente ya no sabían que pensar, Gwen simplemente intentaba relajarse. Segundos después Dallas, Jason y Brent llegaban a la sala. Todos los demás miraban con atención, ninguno parecía saber de dónde había salido el mayor de ellos.- Hola chicos. Él es Dallas, mi hermano mayor –Dallas sonreía un poco y se acercaba a susurrarle algo a su hermano.- ¿Estos perdedores en serio son tus amigos? –El chico parecía molestarse por aquello y caminaba a los asientos sin decirle nada. Y así comenzaba a presentarle a sus compañeros, aunque la mayoría de ellos habían oído de él antes.-

Chris llegaba cuando Brent terminaba de presentarlos, este seguía molesto por su pelea con Carl. Todos notaban aquello pero decidían no preguntar. A excepción de Dallas, quien no dudaba en hacer un comentario.- Wow, que rostro. Sr… eh, ¿cómo dices que se llama? -Preguntaba a Jason, este suspiraba.- Monroe… -El chico asentía.- Que cara Sr. Monroe, ¿quién le vomitó encima? –Chris parecía sorprendido por aquello, los demás miraban al chico con cierta diversión y sorpresa.- Perdón. ¿Y tú quién eres? -El Hamilton mayor reía.- Oh, cierto. Soy Dallas Hamilton –El chico abrazaba a Brent, quien forzaba una sonrisa, Chris comprendía.- Oh, de acuerdo. Es un gusto que estés aquí entonces –El chico hacía un gesto como para restar importancia.- Sólo quiero ver que tan patético es esto –Chris parecía enojarse. Brent lo fulminaba con la mirada.- Dallas, en serio hermano, cállate ya –El mayor rodaba los ojos y se recargaba en su asiento. Brent hacía una mueca al Sr. Monroe, como de disculpa.-

En aquel momento Layla levantaba la mano.- Sr. Monroe, antes de que algo más suceda, preparé algo para la clase de hoy –Chris sonreía, este la invitada a ir a su lado. La chica se ponía de pie.- Tal vez el cantar me ayude a bajar un poco mis frustraciones. Tal vez no. Pero no pierdo nada con intentarlo. Aunque haya dos personas en esta sala que preferiría no presenciaran esto –Jason y Melissa recibían la indirecta, estos compartían una rápida mirada.-

Nathan se acercaba a susurrarle a Evan.- Oye, eh estado pensando… -El rubio lo hacía callar con un gesto.- Shhh. Esto será interesante –El coreano suspiraba y fingía poner atención a su compañera quien hacia un gesto a la banda y la música comenzaba a sonar.-

[Comienza a sonar My Only Wish (This Year) de la cantante Britney Spears en voz de Layla.]

La chica comienza a cantar mientras en su mente crea una ficticia presentación donde se encuentra en la nieve, mirando a Jason quien parece huir de ella, sólo para ir con Melissa, eso hace que la animadora vea a la chica con su evidente obvio. Dallas quien al principio jugaba con su celular termina poniendo toda su atención en la joven.

Cuando la canción termina los chicos y el profesor comienzan a aplaudir. Dallas golpea a Jason en el hombro.- Eres un tonto al dejar ir a esa chica –El pelirrojo suspiraba.- Sí tan sólo la conocieras… -Susurraba Brent.-

Chris se ponía de pie junto a la chica.- Bueno, no sé si eso te ayudo pero no cabe duda de que fue fantástico. Chicos deberían preocuparse. Tal vez las chicas arrasen el jueves –Layla sonreía un poco, esta parecía no saber que decir.- Yo creía que tú único deseo este año era más tinte para tú cabello –Decía un confundido Evan, todo con la intención de molestar. La mayoría comenzaba a reír. La animadora no lo tomaba nada bien y salía rápidamente de la sala –Chris intentaba detenerla pero la chica alegaba que necesitaba unos minutos sola.- Ups… -Murmuraba Evan cuando todos volteaban a verlo molestos, por hacer que la chica enloqueciera más. Alex le daba un leve golpe en la cabeza. Dallas suspiraba con añoranza- Ah… dramas adolescentes. Van mejorando con los años –Todos miraban al chico sin decir algo al respecto. Chris daba una palmada.- Chicos, lo dejaré un momento para que planeen lo del jueves, ¿si? –Todos parecían de acuerdo y Chris salía del salón.-

En los pasillos estaba Layla, la chica recargada en la pared mientras veía el techo, Chris llegaba a su lado la chica intentaba disimular su estado.- ¿Cómo te sientes? –Preguntaba Chris, la chica negaba.- No estoy bien si es lo que quiere saber. Me siento fatal –El profesor comprendía, este palmeaba el hombro de su alumna.- Imagino que no, pero, Layla, falta poco para navidad. Sé que esto es difícil pero… -La chica negaba e interrumpía al profesor.- Sr. Monroe, perdón pero dudo muchísimo que entienda lo que estoy sintiendo –Chris reía.- También fui joven, y yo también tuve una pésima semana hace poco –La chica se quedaba en silencio, esta recordaba lo de Katherine. Chris hacia una mueca.- Por dios, ¡Eres Layla Jones! Incluso el director te teme –La chica reía, esta bajaba la mirada.- No es tan fácil, pero gracias por intentarlo… -Chris suspiraba.- De cualquier forma creo que comprendí su punto. Dejaré de actuar como una tonta por él… es difícil, sí. Pero no dejaré que eso me distraiga –Decía la chica con firmeza, el profesor sonreía.- ¿quieres otro momento a solas o…? –Layla negaba.- Vamos al salón. Tenemos que arrasar con los chicos –Ambos reían un poco y entraban al salón.-


(Pasillos de la Academia.)

Finalizada la reunión Alex iba por los pasillos tranquilamente, una exaltada Bridgette lo detenía. El chico suspiraba.- ¿Qué quieres? –La rubia levantaba ambas cejas.- Mira, Grace, vengo con toda la tranquilidad posible, ¿de acuerdo? Yo sólo quiero saber qué es lo que pasa entre Evan y tú –El chico soltaba una risa.- Y sigues con eso. Mira, él es tú amigo. Pregúntaselo a él, aunque te vaya a romper el corazón tarde o temprano. A mi déjame tranquilo de una vez –El muchacho intentaba huir pero la animadora se lo impedía.- Mira, Alex. Hago lo posible por no perder mi paciencia contigo así que sólo responde mi estúpida duda, quieres –Alex suspiraba.- No. En serio, pregúntale a él. Yo sigo sin comprender que pasa entre nosotros… -La animadora parecía confundida. El chico se encogía de hombros.- Es en serio, mira, de verdad no me agradas y lo sabes bien. Pero no haría algo para herirte… y si quieres un consejo debes intentar algo que creo no lo has hecho jamás… ser sincera con Evan. Antes de que sea tarde –Dicho esto el chico se iba, la animadora bastante confundida lo miraba alejarse.-

Por otra parte Nathan se encontraba en su casillero, este miraba de entre sus cosas una fotografía que tenía colgada, era de su familia. El chico suspiraba mientras pasaba su mano por esta.- Los extraño… -Murmuraba al momento en que cerraba su casillero, sólo para encontrarse con Nicole, el coreano daba un brinco debido a la sorpresa.- Ey, me asustaste… ¿Qué haces aquí? –Murmuraba mirando a los lados, la chica lo miraba con una tierna sonrisa y le daba un abrazo, segundos después extendía un pequeño regalito hacia él. Nathan lo tomaba y sonreía.- Ábrelo –Le decía la chica con entusiasmo.- Yo misma lo hice –Sin pensarlo el chico lo hacía sólo para encontrarse con un marco decorado con macarrones y diamantina, en este se veía una foto de ambos chicos, besándose en la fiesta. Nathan sonreía con algo de falsedad.- Wow… que linda… esto no lo esperaba –Nicole soltaba una risita y daba unas palmadas.- Sabía que te encantaría. Es para que recuerdes que eres importante para mí. Y sepas que… te extraño –Nathan parecía sorprendido el chico abría su casillero sólo para guardar su regalo.- Yo pensé otra cosa cuando supe lo tuyo con Tyler –La animadora hacia una mueca.- Fue por principios. Supongo… pero cometí un error. Y ahora sólo lo hacemos cada dos semanas. Mínimo –Nathan hacía una mueca mirando hacia otra parte.- Oh, por favor… -La chica intentaba explicar pero el coreano se negaba.- Olvídalo Nicole. Si vienes aquí a ofrecerme tú amistad por favor retrate. Sabes lo que siento y el que me hagas esas confesiones no ayuda en nada –La chica parecía entristecerse, esta se iba algo cabizbaja, el chico suspiraba pero no hacía mucho al respecto.-

Pocos segundos después Tyler llegaba hacia él, el jugador lo miraba con desprecio.- Así que tú eres el nuevo objetivo de Nicole, ¿eh? –El coreano negaba e intentaba alejarse.- No sé de qué me hablas –Tyler bufaba y le impedía el paso.- No te hagas el idiota. El otro día mientras lo hacíamos Nicole me llamó por tu nombre, y eso solo puede significar una cosa… ella te desea –Nathan bufaba.- Como sea, no interesa, ella está contigo –Aitchinson soltaba una carcajada.- No está conmigo, a mí me gusta alguien más. Nicole lo sabe. Pero es tonta, y una fácil, así que no desaprovecho la oportunidad –Nathan lo miraba molesto, sobre todo al ver con que diversión lo decía el chico.

Sin pensarlo dos veces Nathan lo golpeaba, así los chicos comenzaban a golpearse y forcejear mientras varios alumnos se ponían alrededor de estos, mirando con suma atención, hasta que Tyler lograba tirar al suelo al otro chico antes de poder hacer algo Dallas llegaba a interferir, empujando a Tyler, este lo reconocía al instante. Igual que algunos otros.- Wow, acaso tienes un problema con mi amigo –Tyler se quedaba casi mudo ante aquello, Dallas se giraba a Nathan.- Sí eres tú el amigo de Brent, ¿no? –El chico asentía, Hamilton volvía a mirar a Tyler de forma retadora y le daba otro empujón.- Te vas a largar ahora mismo, si no, te daré la golpiza de tu vida. Y sabes muy bien que lo haré –Tyler lo miraba intentando no parecer nervioso, este con la mayor tranquilidad posible señalaba a Nathan.- No vuelvas a tocarme en tú vida –Este miraba a Hamilton unos segundos más y después se alejaba. Dallas lo miraba irse, después a todos los demás chicos, este hacía un ademán para que todos se alejaran y así lo hacían. Nathan se ponía de pie y le sonreía al chico.- Gracias por eso –Dallas sonreía.- Descuida, hace mucho que no lo hacía. En la Universidad suelen ser puras fiestas así que esto se extraña –Nathan reía.- Hablando de Universidades… tú vas a salir pronto, ¿no? Cuéntame de tus planes –El coreano hacia una mueca y comenzaba a caminar junto con el chico mientras conversaban sobre sus futuros.-


(Casa Hamilton.)

Steve se encontraba con Brent, ambos en la sala de estar mientras a lo lejos se notaba a Dallas junto con Jason en la cocina.- Papá, es un infierno estar con él todo el día, ¿Por qué no le impides el hecho de que vaya a la escuela? Que se quede aquí a… no sé, hacer los quehaceres domésticos –Steve soltaba una risa. Este miraba la televisión.- Mira. De ser posible lo llevaría conmigo al trabajo, pero, ¡Oh sorpresa! Trabajo aquí Además trabajo en algo nuevo, tenerlo aquí mientras hago los planos no sería muy bueno –El chico suspiraba.- ¿Tan malo es? –Preguntaba su padre.- Es horrible, papá. Horrible. Se mete en mi vida, con mis amigos, se pasea por la escuela como si… como si fuera el rey de esta –De repente Dallas llegaba y tomaba a Brent por el cuello.- Lo fui hace mucho, y ahora otra vez lo soy, enano. Me sorprende que tú no. Estas tomando caminos diferentes pero no está tan mal… -Brent miraba a su padre, este se encogía de hombros.- Como sea, vamos a tú habitación. Jason acaba de subir, y ya sabes que ese chico es raro si lo dejamos más de tres minutos solo –Brent sonreía un poco.- Nah, según se tres minutos le bastan –Decía Brent, su padre y su hermano lo miraban confundido, el chico hacía una mueca.- Vamos ya… -Los dos chicos subían y su padre quedaba en la sala mirando su partido.-

Estando en el cuarto de Brent los tres chicos escuchaban música, Dallas miraba los cd’s de su hermano y Jason, quien estaba acostado en la cama del chico, jugaba con una pelota de goma, aventándola al aire, esta caía en sus manos y repetía el proceso. Brent los miraba a ambos con algo de nervios.- ¿Saben? Sigo sin creer que son parte del coro… es decir, eso de unirse por esas chicas… grave error. Yo simplemente habría buscado otra. Hay demasiados peces en el mar –Los otros dos chicos se miraban. Dallas rodaba los ojos.- Saben que sus romances de prepa no les van a durar toda la vida, ¿no? A menos que la embaracen claro. Pero dos vírgenes como ustedes no pueden preocuparse por eso aún –Los chicos reían, el mayor de estos proseguía.- Como sea, ya que ambos son demasiado idiotas y testarudos les daré unos consejos, ¿de acuerdo? –Jason se levantaba para mirarlo, este se encogía de hombros y Brent iba a su lado, no sin antes tomar rápidamente el paquete que estaba junto a su cama. Era donde escondía la hierba.- Jason. Tú, bueno, es Melissa. Ella claramente no sabe mucho de amor, y tal parece que su pobre novio va a terminar con ella. Así que, tú muéstrate indiferente, trátala bien, pero no demasiado. Así ella querrá estar más contigo, intentando descubrir que pasa. Con respecto a Layla, bueno, la chica está loca. Pero muy en el fondo solo quiere amor. Sólo quiere la aceptación de alguien, y alguien a quien controlar, claro está –Jason asentía.- De cualquier forma mantente alejado de ella, todavía no es buen momento para hablar de nuevo con ella. Y tú, mi hermanito. Con Julie también es fácil, la chica tiene algunos problemas consigo misma pero lo que debes hacer es ser sincero con ella, y luego besarla, ¡Fácil! –Brent no parecía muy convencido pero este asentía, Dallas seguía mirando los discos y Jason se acercaba al oído de su amigo.- ¿Sabe lo de Kelly? –Brent negaba.-

–Entonces, ¿Qué van a cantar, eh? –Jason se acostaba y de nuevo comenzaba a jugar con la pelota.- Little Saint Nick de los Beach Boys. Los otros cuatro van a dirigir el número, Brent y yo solo estaremos de relleno –Dallas fruncía el ceño.- Viejo, no. Esas son tonterías. Yo quiero verlos cantar –Ambos chicos reían.- Eso jamás pasará… -Decía Brent, su hermano se ponía de pie y tomaba la guitarra que estaba en la habitación.- Mi vieja guitarra, aún la conservas… -Brent asentía.- La vieja Stacy aún hace buena música… -Murmuraba el chico y comenzaba a tocar. Jason lo miraba.- ¿Sabes? Deberías cantar con nosotros entonces –Brent reía.- Claro. Hacemos un número nostros tres, a ver si con eso te callas –Los chicos reían convencidos de que Dallas se negaría, pero este después de pensarlo unos segundos asentía.- No es mala idea… recuerdo que mamá solía decir que tenía una hermosa voz a la hora de cantar –Brent abría mucho los ojos.- Hace diez años, Dallas, seguramente ya no es lo mismo –Su hermano negaba.- No, lo dudo mucho. Seguramente será lo más homosexual que haga en la vida, pero tal vez sea divertido. Además, todo sea por ustedes para de mariquitas –Jason y Brent reían forzadamente, ambos se miraban con cierto arrepentimiento.-


(Reunión del Coro.)

[Comienza a sonar My Christmas List de la banda Simple Plan en voz de Brent, Dallas y Jason.]

Los tres chicos comienzan la canción frente a todos los demás, Dallas y Jason parecen bastante animados a diferencia de Brent, quien después de un rato comienza a disfrutar de su presentación. Al igual que todos, quienes también se sorprendieron al ver el talento del Hamilton mayor.

Al término de la canción la sala se llena de aplausos.- Chicos, fue increíble. Y, Dallas, no tenía idea de tú talento –El chico hacia un gesto para restarle importancia.- Brent y yo solíamos cantar esta canción desde hace mucho en estas fechas. Y aunque ahora no me queda duda de que nunca más haré esto de nuevo debo admitir que no fue tan malo –Chris comprendía, este palmeaba la espalda del chicos.- Bueno, merecen otro aplauso –Los chicos aplaudían de nuevo y la campana sonaba así que comenzaban a salir uno a uno. Melissa iba con Scott, el chico hacía una mueca.- Tengo cosas que hacer, hablamos luego, ¿si? -El chico se iba rápidamente, Gwen iba con su amiga.- ¿Sigue huyendo de ti? -Esta asentía tristemente mientras veía a Jason y pensaba lo peor, este se iba conversando con Dallas y Alex no sin antes decirle a Brent que tenía que ir a buscar a Julie, el chico sin pensárselo dos veces salía del salón dispuesto a hacerlo.-


(Pasillos de la Academia.)

Gwen alcanzaba a Violet quien parecía mensajearse con alguien, la pelirroja la miraba con cierto enojo.- Vi, no eh podido evitar notar que últimamente te la pasas pegada a tú teléfono, dime, ¿hay alguien ya en tú vida amorosa? –La chica soltaba una leve risa pero casi al instante su expresión cambiaba.- Mira, déjate de rodeos pelirroja. Si tú pregunta es si me estoy mensajeando con Joseph, la respuesta es sí –Violet sonreía con cierta burla, Gwen no parecía feliz.- Bien, ¿y de que hablan? –Evans reprimía una risa.- Cielos, tenemos a una controladora desconfiada aquí. Pero, linda, si temes por tú novio sólo te diré que haces bien en hacerlo. Tú no mereces a alguien como él –Gwen reía con sarcasmo y miraba a su compañera.- ¿Y tú sí? –Violet se encogía de hombros y comenzaba a alejarse.- Solo piénsalo, habla horas conmigo, y tus llamas las termina casi al instante, tal vez alguien comienza a aburrirse de ti… -Gwen miraba aquello con ciertos nervios la chica al instante tomaba su celular y llamaba a Joseph mientras se perdía por los pasillos.-

Bridgette y Evan se encontraban en los casilleros, el chico le contaba algo pero la chica lucía un tanto inquieta. El chico después de un rato lo notaba.- Bridg, ¿Qué te pasa? –La animadora negaba y hacia un gesto para quitarle importancia.- Oh, vamos, cuéntame… -La chica suspiraba.- Evan, ¿Te gusta Alex? –El rubio sonreía.- Sabes que sí… ¿Porque? –Bridgette hacia una mueca.- ¿Son novios ya? –El chico parecía incomodarse, pero al instante negaba.- No… creo que le da miedo. Típico, esparce el rumor de su homosexualidad pero teme el tener novio –Ambos reían, después la chica intentaba ponerse seria. Esta tomaba las manos del chico.- Evan, hay algo que contigo quiero hablar… -El chico parecía confundido, pero prestaba atención ya bastante intrigado.- ¿Qué es? –La chica cerraba los ojos un momento, respiraba profundamente como para darse valor y después lo besaba, Evan al instante se separaba de ella, mirándola perplejo. Bridgette comenzaba a balbucear.- Eh, yo… Evan tú me gustas –Decía rápidamente. El rubio llevaba ambas manos a su cabeza y comenzaba a negar, este no sabía que decir.- Bridg… -La chica alzaba una mano.- Sólo dime si esto es mutuo o no. No me vengas con rodeos –El chico la miraba haciendo una leve mueca.- Brdgette, tú eres como una hermana para mí y… -Este intentaba abrazarla, pero esta al instante se alejaba.- No, suéltame, ¡Déjame sola! –La chica salía corriendo, Evan la miraba irse, este suspiraba y golpeaba su cabeza contra los casilleros.-

Por otro lado Brent caminaba buscando a Julie, este parecía ya algo cansado de hacerlo, pero al pasar por un salón vacío se encontraba con que estaba ahí, escribiendo en un cuaderno. El chico se armaba de valor y entraba yendo frente a ella, la chica al darse cuenta de que se trataba de Brent hacia una mueca.- Hamilton por favor lárgate… -El chico parecía ofenderse.- Sólo quiero hablar contigo… -La chica rodaba los ojos.- Es en serio. Lárgate por favor –Brent suspiraba.- Yo… -Julie se levantaba molesta, esta estaba dispuesta a irse pero Brent se le adelantaba y cerraba la puerta.- Déjame salir –Hamilton negaba.- No hasta que me des la oportunidad de hablar –Julie suspiraba.- Si logras decir todas tus estupideces en menos de un minuto… -La chica se cruzaba de brazos y Brent asentía con torpeza.- Mira, lamento haber sido un verdadero idiota. De verdad. Lo que hice con Kelly fue un error, uno que lamento bastante. Porque yo te quiero, la verdad es que no quiero perderte y no sabes cuánto lamento haberte hecho sufrir… -Julie lo cortaba con un movimiento de su mano.- Mira, Brent. Por favor deja de ser un idiota. Y no digas que no querías hacerlo, porque seguramente no pensaste ni un momento en mí cuando te acostaste con Kelly, y si llegó a ser así, por favor no me lo digas –Brent entreabría la boca pero la chica proseguía.- Mira. Yo abrí mi corazón hacia ti, fui sincera todo ese tiempo, y creía que tu igual. Pero claramente no fue así, porque tú rápidamente cediste ante Kelly…

La chica bajaba la mirada.- No me sorprendió –Brent hacia una mueca, Julie lo notaba y negaba.- Quiero decir, tú eres uno de los chicos más guapos y populares. Yo soy yo, y ella… bueno, ella es la más linda. Y mucho más sexy que yo, obviamente piensas eso –Brent negaba.- Sí, ella es muy sexy y todo… pero ella no es tú. Contigo siento que por primera vez puedo ser yo mismo. Ni siquiera con Melissa o Jason siento esto. Eres diferente. Eres linda, única, especial. Eres perfecta para mí. Hace un año, cuando terminamos, no sabes cuan arrepentido estuve, y ahora más, sé que las cosas pudieron ser mucho mejores –Julie parecía al borde de las lágrimas esta negaba con la cabeza.- Eres un idiota –Brent suspiraba.- Lo sé, eh cometido tantos errores que… -Palmer negaba.- No, tonto. Lo digo porque, a pesar de todo, no puedo dejar de quererte. Y eso es lo que más odio de ti. Por eso dejé Glee. No puedo seguir así… -El chico suspiraba y ponía sus manos en los hombros de Julie.- Vuelve. Por favor, la sala se siente vacía sin ti. Ya sabes, tú nunca te callabas –Ambos reían.- Pero todos te necesitamos. Yo te necesito… -Dicho esto Brent la besaba, Julie se separaba rápidamente, la chica le soltaba una bofetada.- Me sigue sorprendido tú habilidad para arruinar todo –Bastante molesta la chica abría la puerta y salía del salón, el chico intentaba alcanzarla, pero notaba que era en vano y simplemente se quedaba ahí sobando su mejilla.-


(Sala de Profesores.)

Chris se encontraba con Jane, este parecía nervioso debido a lo que la entrenadora le contaba.-Te lo digo, Chris. Solamente desapareció ese árbol. Voy a demandar a alguien –Monroe abría mucho los ojos.- Espera, ¿Qué? –La entrenadora asentía.- Sí. Ya sabes, a los tontos que hacen los envíos. Esto no se va a quedar así… -Monroe soltaba un suspiro.- Creía que odiabas esto de las decoraciones –Jane asentía.- Lo hago. Y además ese árbol era horrible, lo vi en una foto –Chris no comprendía.- Como sea, en otras noticias creo que Kelly está embarazada –El profesor lucía bastante sorprendido.- ¿Kelly LeBlanc? ¿Hablas en serio? –La entrenadora asentía.- Estoy igual de sorprendida que tú. Pero son solo rumores, aunque más le vale no estarlo. Arruinaría su vida, y no sólo la suya, también la del torpe chico que lo hizo –Chris parecía de acuerdo, este no decía nada. Ya que estaba muy pensativo.- Como sea… me voy –La entrenadora se levantaba de la mesa, tomaba su taza y se iba del lugar. Monroe no comprendía hasta que veía quien llegaba a su lado.-

–¿Qué quieres? –Le musitaba a Carl con algo de desprecio, el entrenador tomaba asiento.- Lo he pensado muy bien y, creo que tenías razón. Ya sabes, cuando hablamos el otro día –Chris no comprendía a donde iba con eso, sin decir nada solo se dedicaba a mirarlo.- Mira, estoy aquí porque estoy dispuesto a aceptar tus disculpas –Monroe reía con falsedad.- ¿Mis disculpas? –Carl asentía.- Chris, ambos sabemos muy bien que todo fue tú culpa. Tenías una obsesión con mi chica –El profesor negaba.- Ajá. La cual acepto que estaba conmigo sólo para darte celos –Carl bufaba.- ¿Lo harás o no, viejo? Que siento pierdo mi tiempo en vano –Chris sonreía con ironía.- Que extraño, ¿sabes? Yo perdí mi tiempo considerándote mi amigo, y creyendo que eras una buena persona –Chris se levantaba bastante molesto y se iba. Carl lo miraba igual de enojado, este fingía indiferencia debido a que varios maestros habían notado aquel espectáculo.-


(Parque cercano a la casa Hamilton.)

Era de noche, Brent y Dallas estaban en el lugar, debido a que estaba nevando no muy fuerte. Los hermanos tenían una pelea con bolas de nieve. Ambos reían bastante y tenían los ojos rojos.- Hermanito, no puedo creer que tuvieras eso… -Brent sonreía.- Temía que me golpearas por tenerla, pero al final todo salió bien, es decir, fue más fácil con tu pipa –Dallas parecía de acuerdo.- Hasta ahora es lo único bueno que mi visita a tenido –La sonrisa de Brent se borraba en aquel instante y una bola de nieve impactaba en su cara.- Espera, ¿qué? –Su hermano reía.- No finjas sorpresa. Primero actúas como si me odiaras, después resulta que eres parte del club Glee… y después, tus amigos. Dios, todos son unos perdedores. Aunque estés en el equipo de futbol estas manchando nuestro apellido –El chico reía de nuevo, el menor parecía molesto.- No lo tomes a mal, sigamos con el juego –Brent negaba.- ¡No! –El mayor parecía sorprendido.- Claro que me lo tomo a mal. No puedo creer que pienses y digas eso –Dallas sonreía.- No puedo creer que tú seas parte de esas tonterías… -El chico reía.- Parecías feliz cantando ese día –El mayor soltaba un bufido.- Porque sabía que sería la única forma en la que pasaríamos un momento juntos, como hermanos. Y no me salió muy bien. Dios, Brent, eres tan idiota a veces –El chico aventaba de nuevo una bola de nieve a su hermano menor.- Te veré en la casa, enano –Dicho esto, algo tambaleante se iba. Brent bufaba, este solo lo miraba alejarse. Segundos después se tiraba al suelo y comenzaba a hacer un ángel de nieve, con la mirada perdida, segundos después cerraba los ojos.-


(Academia Graham/Pasillos.)

Megan y Nicole estaban recargadas en los casilleros, la primera de estas parecía consolar a la otra.- Ya para con esto. Que me deprimes a mi igual –Nicole negaba.- No puedo, Meg, él me lastimó… aquí –La chica ponía su palma en el lado derecho de su pecho, Megan rodaba los ojos.- Él no lo vale, es un perdedor. Mira, al rato tú y yo iremos de compras, ¿Si? Sé que eso te va a alegrar –La chica negaba.- No es lo mismo si Kelly no está… nunca la había pasado tan mal este mes. Siempre intentaba pasarla bien porque era el cumpleaños de Santa. Pero parece ahora no será así… -Nicole salía corriendo, Megan la perseguía pero en su intento chocaba con alguien.-

–Ten más cuidado, gen recesivo –Musitaba la animadora a Gwen, la pelirroja negaba con la cabeza. Megan levantaba ambas cejas al ver que no hacía ni un intento por defenderse.- Que cara, Roberts. ¿Quién te vomitó encima? –Gwen bufaba.- ¡Violet! Fue Violet esa chica es… momento, no tengo porque contarte –Megan se encogía de hombros.- Claramente no tienes porque, pero tal vez quieras… -La pelirroja reía.- Ni muerta –Gwen comenzaba a irse, la animadora rodaba los ojos.- Mira, sólo diré que no me gusta verte de esa forma si no es mi culpa. Y, si es por Joseph, dios, el chico se muere por ti. Y friendzoneo a Violet hace mucho, no tienes nada que temer –La animadora sonreía y se alejaba.- Espera, ¿Cómo supiste… ? –Megan volteaba y le guiñaba un ojo, casi con burla y se iba rápidamente. Gwen no comprendía, pero decidiendo darle el beneficio de la duda se iba más tranquila mientras hacía una llamada.-

Evan y Alex caminaban juntos rumbo al auditorio. El rubio sonreía.- ¿Estás listo para la acción? –Alex sonreía.- Vamos a arrasar –El otro asentía, cuando intentaba seguir caminando Alex lo detenía, este lo miraba unos segundos, dudando bastante pero al final lo besaba. Segundos después se separaban y el moreno parecía sonrojado.- Mira, aún no sé qué me pasa contigo, y, la verdad esto me aterra un poco. Pero quiero estar contigo, y de eso estoy muy seguro –Evan sonreía.- Entiendo que tengas miedo, pero, como te dije antes, todos vamos a estar para ti –Alex sonreía tímidamente, ambos se tomaban de las manos y seguían su camino-


(Auditorio.)

Los chicos llegaba y Chris los reprendía por hacerlo tarde, estos tomaban asiento y veían a Chris, Melissa y Brent en el escenario.- Bueno, será de forma tradicional. Los chicos cara, las chicas cruz –El profesor aventaba la moneda, después la atrapaba en el aire con ambas manos.- Cruz –Las chicas vitoreaban.- Melissa, pasan ahora, ¿o después de los chicos? –La chica dudaba por unos segundos, después de mirar a sus compañeras comprendía.- Primero ellos –Brent parecía de acuerdo, este estrechaba la mano de su amiga y los demás iban a unirse a él mientras Chris y las chicas tomaban asiento.-

[Comienza a sonar Little Saint Nick de la banda Beach Boys en voz de Chicos de New Divde (Con solos de Evan, Scott y Alex).]

Los chicos vestían abrigos y bufandas, los seis lograban hacer una presentación bastante divertida con nieve de utilería y sus malos pasos de baile.

Al término de la canción las chicas y Chris comienzan a aplaudir.- Muy buena elección chicos. Muy buena canción, sin un mensaje claro, pero buena. Chicas, es su turno de deleitarnos –Los chicos bajaban del escenario y las cinco chicas subían, Scott tomaba a su novia del brazo, este bastante serio.- Tengo que hablar contigo –La chica sonreía.- Después de que les pateemos el trasero –Sin darle oportunidad a responder la chica se unía a las demás. Todas con un gorro de Santa Claus, una falda roja, y botines negros. Algunos comenzaban a chiflar pero Chris los hacía guardar silencio.-

[Comienza a sonar Jingle Bell Rock del cantanteBobby Helms en voz de Chicas de New Divde (Con solos de Gwen y Violet).]

Al término de la canción los chicos estallan en aplausos debido a lo sensual de la presentación.- Wow, chicas, definitivamente se lucieron. Violet, Gwen. Sus voces juntas suenan increíble –Las chicas se miraban con cierto desprecio pero se obligaban a sonreír.- Eso fue taaaan sexy –Decía Evan, Alex le daba un golpe en la cabeza y los demás chicos reían, aunque parecían de acuerdo, la mayoría de los chicos iba hacia el escenario con las demás.-

Una exaltada Bridgette llegaba junto con Alex y Evan.- ¿Qué se traen ustedes dos, eh? –Viejo, ¿Dónde está Dallas? –Preguntaba un extrañado Jason a Brent, el chico negaba.- Gwen se acercaba a Violet.- Entiendo que no quieras ser mi amiga, pero ya deja a mi novio en paz

Scott hacía señas a su novia para que fuera con ella, la chica accedía y al instante lo abrazaba, el chico ni siquiera le regresaba el abrazo. Melissa parecía confundida.- ¿Qué es lo que pasa?

–Es obvio que ganamos, ¿No? –Decía una animada Layla, Chris hacía una mueca.- Bueno… no exactamente. En realidad, es un empate

–Somos novios –Decía un desafiante Evan a Bridgette, tomando a su novio de la mano.-

–Peleamos ayer, nada importante –Respondía Brent-

Violet bufaba mientras miraba a la pelirroja.- Aléjate de mi

–Quiero terminar –Decía un cabizbajo Scott a su novia.-

Layla comenzaba a recriminarle a Monroe, Bridgette comenzaba a alterarse, Violet y Gwen comenzaban a discutir, Jason a regañar a Brent, mientras que Scott se alejaba y Melissa intentaba suplicarle que le explicara.

Un tenso Nathan comenzaba a ver todo eso, el chico bastante molesto soltaba un grito.- ¡Cállense! –Todos lo miraban sorprendidos. El chico iba al centro del escenario.- Había preparado una canción para ustedes. Pero ahora esto parece un maldito estadio de béisbol –Chris intentaba decir algo pero el chico lo detenía, Scott comenzaba a presenciar aquello, pero decidía irse, dejando sola a Melissa, quien después regresaba con los demás.- ¿Qué no estas fechas se basan en la unión y el perdón? Pues parece todo lo contrario aquí. Todos se preocupan por tonterías como, cual presentación es mejor, la amistad de tú novio con tu enemiga, los celos irracionales a la pareja de tú mejor amigo, y demás. Sé que todos tenemos problemas, pero somos como una familia, o eso decían todos… pero yo me di cuenta de que si, a pesar de todo. Las altas y bajas, todos estamos para los demás. ¿O eran solo palabras? Yo no tengo a mi familia conmigo, no sé cuándo los veré de nuevo, y estas fechas solían ser horribles para mi… creía que este año iba a mejorar en compañía de todos ustedes pero no fue así. Gracias a ustedes y el poner sus problemas por delante de todos pase de las peores semanas de mi vida. Hace unos días Tyler quiso golpearme, quien me ayudó fue Dallas -Brent parecía sorprendido, aunque igual todos los demás debido a que nadie parecía saberlo.- Exacto. Nadie si quiera se inmutaba por mi

–El chico suspiraba, Layla iba hacia él y lo abrazaba, este reprimía unas cuantas lágrimas, poco a poco todos se unían a ellos decidiendo dejar sus dramas de lado por un momento.- Nathan, nos encantaría escuchar lo que habías preparado –Decía Chris, los demás lo apoyaban y el coreano sonreía.- Ya no queda muy acorde después de todo esto, pero es lo que siento… -El chico ponía la canión en el reproductor que habían usado antes, todos hacían un circulo a su alrededor.-

[Comienza a sonar Feels Like Home de la cantante Edwina Hayes en voz de Nathan.]

Durante la presentación todos miran al chico con empatía, de lejos Julie y Scott miran la presentación, ambos algo dolidos, "Nos haces falta" le murmura el chico, ella suspira. Al término de la canción todos corren a abrazar a Natahn, sellando aquello como lo que en realidad eran, a pesar de las altas y bajas, una disfuncional familia que estaba para apoyarse.

De aquella manera cerraban un ciclo, preparados para lo que el otro año les traería por venir, si ahora la felicidad parecía inundarlos, todos sabían que no les duraría mucho.

...

Estrellas Invitadas:Editar

Recurrentes:Editar

Especiales:Editar

Música del EpisodioEditar

Covers por S.A.:Editar

Navegador:Editar